jueves, 29 de diciembre de 2011

NI UNO MENOS (Zhang Yimou, 1998)

Por Ana Pérez Urcelay

El argumento es muy sencillo, no tiene ningún tipo de floritura ni ningún elemento que lo haga parecer mejor de lo que es.
El maestro de un pueblo tiene que dejar la escuela durante un mes, debido a que su madre se encuentra enferma y tiene que ir a cuidar de ella. Por lo que el alcalde del pueblo encuentra una sustituta, una joven de trece años que deberá impartir clase a niños de diferentes edades en el derruido colegio. La tarea es bien sencilla, si pasado el mes, ha conseguido que ningún niño haya abandonado la escuela para ir a trabajar, le pagarán los 50 yuan que tanto el alcalde como el maestro le han prometido. 
Analizando la película, creo que ésta tiene un gran fondo, ya que continuamente se demuestran determinados valores y aspectos positivos y negativos de una sociedad que nada ha cambiado desde la fecha de realización de la cinta hasta la actualidad.

A través de distintos elementos habla sobre temas como:
- El respeto a los valores transmitidos.
- El abandono de los estudios à incorporación al mundo laboral
- Una solidaridad absoluta entre personas
- Sacrificio para conseguir todo aquello que uno se propone

Muestra cómo, de una manera completamente aplicada a la vida real, los niños aprenden a hacer cálculos para poder saber todo lo que necesitan (cuánto cuesta un billete de ida y vuelta de autobús, cuántos ladrillos tendrán que trasladar para sacar X yuan, etc.). Es una forma de educar basada en la vida real. Necesitan algo y calculan cómo podrán conseguirlo y cuánto esfuerzo les costará.
Por otro lado, el dinero cedido por los ciudadanos al final de la película, es destinado casi íntegro a la reconstrucción de la escuela. Al igual que donan un camión lleno de material escolar. Lo que indica que la educación es lo más importante. Tal y como nos sugiere el profesor, cuando le dice a la joven “maestra” que evite que se vayan más alumnos de la escuela, porque son demasiado jóvenes para trabajar. Lo importante es estudiar y después pasar al instituto (forjarse un futuro para que no les exploten o no tengan que incorporarse al mundo laboral demasiado temprano).
La voz en off que aparece al final, es muy importante, porque nos pone en antecedentes sobre la situación de ese momento en China, situación que no creo que haya cambiado demasiado en la actualidad.
Pero también pone de relieve valores o conceptos que no son tan positivos, como son, por ejemplo,

- El consumo, y la labor que hacen las grandes marcas para ser las elegidas entre los chavales. Hay una escena en la que están todos los alumnos y la profesora en una tienda del pueblo, para comprar bebida, y de todas las bebidas que hay, los niños eligen la CocaCola.

- El poder de la televisión. La joven “maestra” se pasa una noche en vela, haciendo panfletos para poder repartirlos por diferentes puntos de la ciudad, pero no le sirve de nada, tal y como le dice un hombre en la estación de autobuses, ya que si va a la televisión será más rápido y la gente se volcará más en querer ayudarla; como así resulta ser finalmente.

- El valor que tiene el dinero a lo largo de toda la película. Constantemente están haciendo cálculos para todo. Lo mucho que deben esforzarse en trabajar, para obtener un plato de comida o unos cuántos yuan.

- Refleja perfectamente cómo es la mayoría de la gente en la ciudad. En la ciudad se corre más, cada uno va a lo suyo, y tal y como se dice en la película “La gente va al grano, no tienen tiempo. Todos ven la tele”.

En mi opinión, no veo inconveniente en llevar esta película a un aula (sería beneficioso) para chavales de instituto, ya que mucho de lo que refleja la película son valores positivos, formas de vivir y de actuar no muy alejadas de lo que tenemos hoy en día, siendo la “maestra” un ejemplo a seguir de perseverancia, solidaridad, amistad… Y aspectos de la vida como el consumo o el poder del dinero y la televisión, aspectos de los que los alumnos deben estar al tanto de su existencia, y saber canalizar toda la información que les llega.

viernes, 16 de diciembre de 2011

La isla de las flores

Por Claudia Pérez Andrés

Este corto documental de Jorge Furtado (1989) nos relata el funcionamiento del mundo en 12 minutos, a través del recorrido de un tomate desde su recogida en un huerto, hasta su destino en un vertedero en la Isla de las Flores, Brasil.

Educación transversal

Podríamos aplicar la famosa frase “pequeño pero matón” a este breve pero contundente documental. Los conceptos que aparecen en estos 12 minutos lo podemos situar en:

- Conocimientos: naturaleza, sociedad, historia (repaso de la historia de la humanidad), arte (visualmente), economía…

- Valores: medioambiente, salud, derechos humanos y consumo.

Con un ritmo rápido y un tono humorístico, que se va tiñendo crítico según avanza, esta narración puede resultarnos muy útil en la enseñanza secundaria, creando una concienciación social a través del conocimiento transversal.
Conceptos como la propiedad, producción, distribución, dinero, precio o lucro desentraman el funcionamiento del sistema capitalista en el que vivimos, exponiendo su proceso, virtudes y consecuencias, dejando así que el juicio del espectador (alumno) se ponga en funcionamiento.
Y yo, como ser humano que soy, libre, después de haber usado mi teléncefalo altamente desarrollado y mi pulgar oponible para escribir esta entrada, os dejo que disfrutéis del corto/documental.

jueves, 15 de diciembre de 2011

12 hombres sin piedad (S. Lumet, 1957)

Por Laura Durán García-Rama



Sinopsis : Toda la acción de «12 hombres sin piedad » trascurre en al sala de deliberación de un jurado. Los miembros tienen que tomar una decisión sobre si el acusado, un joven que es acusado de matar a su padre. Desde el principio todo apunta que es culpable, por lo que 11 de los 12 miembros están resueltos a condenarlo. El personaje interpretado por Henry Fonda siembra la semilla de la duda al reflexionar sobre las posibilidades se su inocencia o no culpabilidad. Poco a poco, los demás miembros van cambiando de opinión, dando se cuenta de que juzgan a un joven a través de sus prejuicios personales o por factores que habían dejado pasar por alto.



Aspectos para analizar en la película a nivel educativo: 

Buen argumento : como puede estar narrado todo en una sala de deliberación, como esta ambientado y el sentimiento de claustrofobia que crea en el espectador. El trato del entorno es también muy destacable ya que, la ausencia de distintos decorados y exteriores exigen de la ambientación apropiada. Son « pocos » los elementos que nos hacen falta para poder realizar una pieza audiovisual, una única escenografía bien tratada y ambientada puede dar como resultado una obra maestra.

Buena fotografía e iluminación: adecuado para una clase de fotografía e iluminación, importancia de las sombras para el dramatismo. Hay juegos de cámara, posicionamientos bajos y picados, y distintos planos utilizados muy acertadamente y que pueden ser explicados y analizados.

Desarrollo narrativo: tiene ritmo, cautiva al espectador sin recurrir a violencia o sexo, se basa en un buen argumento y una buena forma de filmarlo. Por otro lado la forma de narrar la historia, sin exponerte las premisas directamente sino introduciendo al espectador en lo sucedido paulatinamente puede resultar novedoso. La cercanía al espectador es inmediata.

Diálogos: impresionantes, que exteriorizan de la personalidad de cada miembro y una buena forma de contacto con la época que ambienta.

Interpretaciones: cada personaje tiene su personalidad, exteriorizada por actuaciones magistrales. El guión ya presenta a los miembros con su número de jurado, sin entrar en nombres (ciudadanos anónimos, con prejuicios y defectos). Son interpretaciones en las que nos podemos sentir identificados, viendo fallos propios, no ajenos al espectador. Henry Fonda hace un papel extraordinario como hombre recto, justo, sabio y observador; Ed Begley como el hombre racista; Lee J. Cobb, que oculta una relación tortuosa con su hijo y por lo que culpa al acusado y otras actuaciones muy bien llevadas a cabo.

Posibilidades transversales:

Educación en valores: La diferenciación existente entre decisiones públicas y privadas. Presión grupal y reforzamiento de la personalidad. Liderazgo. La importancia de los prejuicios (en esta película hay de todo tipo) y la gestión de las emociones. Racismo. Se pueden sacar temas como la responsabilidad en la toma de decisiones. Puede realizarse una reflexión sobre el sistema pena y el sistema judicial en otros países y en el propio.

Cultura general: podemos relacionarlo con los procesos judiciales, los tipos que hay y las funciones de un jurado popular. El papel del ciudadano, los derechos y deberes que tiene.

Inglés: al ser de lengua inglesa podría ponerse en versión original aunque, en mi opinión, actualmente no creo que los centros impartan el nivel suficiente.

Incitación a la lectura: podemos relacionar el guión de la película realizado por Reginald Rose con las corrientes literarias norteamericanas de esa misma época. Autores relativamente coetáneos como T. Capote, Hemingway, Tennessee Williams (cuyos trabajos también se transformaron en películas), Graham Greene o incluso con autores más recientes y cercanos para ellos como Paul Austen.

sábado, 10 de diciembre de 2011

La infancia de Iván y de Mouchette

Por Teresa Ariza

Intentaré exponer las particularidades de La infancia de Iván y de Mouchette que creo que posibilitan pensar en los valores y después argumentaré de qué manera la representación de la infancia, la construcción del gesto y la empatía provocada en el espectador a partir de la ficción cinematográfica pueden esbozar puntos de vista nuevos frente a los valores, es decir, cómo a partir de la empatía hacia ciertas construcciones ficticias ( personajes, historias...) se puede incitar al espectador a que tome posición ante determinados aspectos valiosos de una manera poco adocenada, en tanto que el lugar donde el espectador puede posicionarse no viene construido de antemano.

El personaje de Mouchette:
Mouchette es una adolescente que vive en un pueblo francés. Su vida se desarrolla principalmente entre el colegio y su casa. En el colegio no parece ser apreciada ni por profesores ni por alumnos y su casa es un lugar frío donde vive con su madre, que está encamada y gravemente enferma, con un bebé desatendido que berrea y con un hombre que parece ser su padre, aunque en ningún momento de la película demuestra un mínimo de cariño hacia Mouchette. La gente que la rodea es incondicionalmente venenosa y destructiva, hasta el punto de que se produce una especie de inadecuación incomprensible entre la actitud de Mouchette y la respuesta de los demás. Esto moldea sutilmente la manera en que Mouchette se construye ante el espectador: su hermosura y su sensualidad aparecen inevitablemente oscurecidas; no deja de ser luminosa, pero la luz que existe en el mundo que la rodea es tan rara, tan ponzoñosa, que al brillar parece algo así como un cuervo radiante.
Mouchette se encarga de las labores domésticas, de atender al bebé y de cuidar a su madre, y permanentemente tiene una expresión profunda y triste, aunque su mirada tiene un brillo encendido característico de los ojos que aún no se han alejado por completo de la infancia. Además su emotividad aparece pautada por ese perpetuo hieratismo característico de los personajes de Bresson. Creo que este punto ligado a algunas manifestaciones contradictorias tanto corporales como mentales propias de esa edad intermedia entre la niñez y la vida adulta hacen que Mouchette emane algo que dificulta la lectura de sus gestos y que estos además no sigan los esquemas convencionales de representación de emociones.
Mouchette es un ser tan al margen de las convenciones adultas que ni siquiera la muerte le iguala a ellos: el único momento de la película en el que juega como una niña es cuando se deja rodar colina abajo con el vestido blanco puesto por encima de su ropa, como si con ese vestido fuese un personaje recién encarnado; entonces rueda hasta justo el borde del río dos veces. La tercera cae al agua y desaparece. No se suicida tirándose al río, sino que inventa un juego en cuya meta se encuentra la muerte esperándola. Sólo entonces se deja llevar por ella.

El personaje de Iván:
Es un personaje atípico, su forma es rara y la ficción empieza en su propia piel, ya que es un niño con un cuerpo pequeño y frágil pero que en cuanto a su capacidad retórica y su valentía parece un adulto. Es un personaje hermoso y complejo, que puede luchar, puede discutir ordenada y vehementemente como un adulto, puede llorar, puede quedarse dormido y ser cargado y tratado con ternura por sus compañeros; es pequeño y puede burlar peligros que para la gente grande son infranqueables precisamente por su tamaño... Cuando Iván llora y es consolado, o se alegra y le levantan por los aires, o se duerme y le llevan cuidadosamente a la cama, abandona su pequeño cuerpecito y se hace evidente lo complejo y completo que es este personaje. No es que no sea ni un niño ni un adulto, es que es una suma de las dos cosas . El cuerpo de Iván con esa forma, conteniendo ese alma, se convierte en algo parecido a una estructura poética. Quiero decir que su personaje se deja ser leído, pero no horizontalmente, de izquierda a derecha como la escritura, sino hacia dentro. La narración cuando pasa sobre él se arremolina, generando un nuevo nivel de lectura, es decir, significa en un sentido diferente al narrativo ( algo parecido pasa con el pequeño Óscar en El tambor de hojalata). Su cuerpo en sí, con esa personalidad tan poco habitual, es ya una ficción que transcurre independientemente del sentido del hilo argumental de la película. No sé si esto se entiende. Quiero decir que Iván es tan atípico que cualquier manifestación emocional convencional al pasar por él deja de ser convencional y pasa a ser algo ligeramente dislocado con respecto a las cosas. Esto es, que si los gestos de Iván sirven para entender su mundo, al ser gestos impresos en un cuerpo extraño que es todo un otro mundo en sí, no pueden ser reflejo de nada convencional, sino que forzosamente hacen del mundo que supuestamente reflejan algo distinto, mutado.
Si el gesto es un reflejo del mundo, ¿qué mundo nuevo refleja el extraño gesto de Iván? ¿En qué mundo muere Mouchette cuando se deja llevar por la muerte de esa manera?
Creo que al hilo de esto es interesante traer unas palabras de Jeff Wall con respecto al gesto: Wall considera el gesto como un signo convencional que funciona como un emblema (…) el gesto crea verdad en el proceso dialéctico de ser para otro; en imágenes, ser para un ojo. Wall tiene en cuenta los parámetros mentales heredados del barroco que se ponen de manifiesto al leer la gestualidad posmoderna, y considera que en la sociedad posindustrial la gestualidad ha quedado mermada, se ha vuelto algo pequeño y mezquino, y esta pequeñez está directamente relacionada con la posibilidad que actualmente existe de mostrar las imágenes a gran escala y llenas de luz. Independientemente de las reflexiones de Wall acerca de la mezquindad de la gestualidad posmoderna me pregunto de qué puede ser emblema cualquier gesto proyectado por Iván o por Mouchette.
Quizá esta manera de valorar el hieratismo y de considerar el rostro del actor como un reflejo o representación de lo que mira, recuerde un poco a la sensibilidad de Bertolt Brecht cuando propone una interpretación antinaturalista que distancie la emotividad del espectador, pero en realidad esto que creo que sucede en Mouchette y en La infancia de Iván no provoca una distancia emocional, al contrario, golpea directamente en los afectos y moviliza, entre otras cosas, la empatía.
Llegado este punto me vienen a la cabeza preguntas como qué sucede cuando una ficción, o una mentira, o un objeto inerte provocan empatía (si es que la provocan), y si a partir del lugar al que nos dirige esa empatía nueva, provocada por una poesía recién nacida, se puede pensar en los valores ( o simplemente en lo valioso) de una manera menos adocenante.

Hacer cine con un teléfono móvil

La película Olive, de Hooman Khalilli y Giles Pat, ha sido realizada con un teléfono móvil convenientemente adaptado a las necesidades expresivas del relato cinematográfico, mediante "retoques" en la óptica para incrementar la profundidad de campo.