martes, 17 de enero de 2012

Dead Man

Por Alberto Navarro

Es una película apta para mayores de 13 años, con lo que cual no supone riesgo. Es una revisión extravagante y reflexiva del género western. Cierto que no es una película redonda y puede que flojee un poco. No es tan buena como yo la recordaba pero lo cierto es que la vi hace bastante tiempo y con menos edad. Por ese mismo motivo es una película a la que recurriría. Porque, sí a mi me cautivó en su momento, creo que también tiene posibilidades con otros chavales. Arranca muy fuerte y después se desinfla y por partes el ritmo puede ser un poco plomizo. Pero, en general, me parece que es una propuesta estupenda para este ámbito. A partir de estas edades es cuando ellos están buscando un cine diferente que les impacte. La calidad visual de la película con la fotografía en blanco y negro de Roby Müller me parece excelente. La banda sonora a cargo de Neil Young -que reconozco como uno de mis músicos fetiche- es impepinable. Además es una película de un director alternativo con propuestas diferentes pero asequibles para ellos. Entiendo lo que dices cuando planteas que El árbol de la vida es una propuesta excelente y pretenciosa y que la educación no tiene porque ser divertida ni facilona. Pero creo que también hay que ser realista y ver a quiénes queremos llegar con nuestras propuestas. Por algún lado hay que empezar y en este sentido, esta película me parece excelente para romper el hielo y creo que se abre un abanico más amplio de público. La otra es una película más densa y destinada a u publico más adulto, o por lo menos así me lo pareció a mi que reconozco que la disfruté, pero sin saber decir si la llegué a comprender.
Una reflexión paralela y personal: aludiendo a los dos momentos que podríamos catalogar como más "violentos" del filme de Jim Jarmusch en contraste con una violencia más sutil y latente en la película de Malick pero mucho más dura o desagradable para el espectador. En Dead Man vemos una felación en los primeros momentos de metraje cuando William Blake llega al pueblo de Machine y más tarde, en determinado momento vemos al despiado cazarrecompensas Cole Wilson - interpretado Lance Henriksen- despachurrar el craneo de uno de los Marshals liquidados por William Blake. Dos imágenes recurrentes pero que podríamos catalogar como casposas y cómicas a la par por cómo están tratadas. Mientras que, en El Árbol de la vida el espectador se ve agitado por la relación que la severa figura paterna de Mr. O´Brien -Brad Pitt- mantiene con sus hijos. Se trata de una violencia muy sutil pero que pone al espectador en tensión y que este interioriza por ser más real. Sin que el padre levante la mano a sus hijos en ningún momento (al menos que yo recuerdo) el espectador percibe violencia.
Por otra parte, cuando hablamos de referencias literarias que puedan despertar o incrementar el vínculo de los adolescentes con la lectura -así como con el arte en este caso- la película de Jarmusch me parece idónea para introducir al alumnado a la obra de William Blake y a la repercusión que esta ha tenido en posteriores generaciones y artistas (por ejemplo en figuras como Allen Ginsberg). Ya no sólo a sus poesías sino también a sus pinturas y grabados La película está plagada de referencias a su obra El matrimonio del cielo y el infierno, que creo que puede ser estupenda para dar a conocer en el instituto. Por otra parte; yo soy un fan y un coleccionista de cómics desde los seis años y se me ocurre que vincular esta obra, poética y gráfica, con los cómics y las ilustraciones que tanto gustan a los chavales y que ahora gozan de bastante popularidad no sería algo descabellado.

1 comentario:

  1. Un inconveniente muy importante: el planteamiento autodestructor que subyace en el desarrollo de la "historia".

    ResponderEliminar