lunes, 9 de enero de 2012

El paciente inglés.

Por Elisabet Prieto Orellana
Para no extenderme mucho, y poder establecer un diálogo con todos aquellos a los que les interese, únicamente quiero destacar dos aspectos, tanto positivo como negativo, que esta en relación con este elemento que nos trae de cabeza, el cine como instrumento educativo transversal.
Un aspecto positivo, la intercultaridad o multicultaridad (ya no se como llamarlo para no ofender a nadie, porque hasta el término es problemático). Esta película muestra diferentes cultural a lo largo de la narración, así como sus prácticas religiosas, vestimenta, rituales... rompiendo con los roles a los que estamos acostumbrados y que en cierto modo, dicho roles nos vienen del propio cine. Quién ayuda a nuestro pobre protagonista a salir del desierto son musulmanes, en un momento de la película ser europeo es lo más peligroso y hasta se puede morir por ello. Un personaje realmente importante ante estos aspectos es el buscaminas, llamado Kip de origen hindú, que rompe completamente con el estereotipo sobre esta cultura a lo que estamos acostumbrados a ver en otras películas. Además de que, consiente de mi desconocimiento ante el cine, poco hindúes he visto yo en otras películas que tratasen el tema de la Segunda Guerra Mundial. Además de esto, se produce el romance entre él y Hanna, acontecimiento que me parece muy interesante destacar, ya que hoy en día la posibilidad de conocer a gente de otro país, de otra cultura esta al alcance de todos y como no, el aula es uno de esos lugares, en donde la discriminación ante algo así es bastante común, anteponiendo nuestros propios prejuicios.
El aspecto negativo, la visión de la mujer es bastante tópica. En un primer momento creí que también rompía con el estereotipo de mujer; no es obediente, tampoco se queda en casa cuando el hombre se va de aventura con sus amigotes. Unos de esos hecho fue que Katharine es la única mujer en la expedición, al contrario que las otras esposas de los integrantes del grupo, acude al bar sola sin que su marido la diga nada, hasta en un momento se cuestiona porque los hombres se sienten amenazados por ella. Pero esto creo que se rompe, cuando surge la infidelidad, da la sensación de que a toda aquella mujer que se le de un poquito de libertad tiene la tendencia a irse con otro hombre. Sus actos además, tienen unas consecuencias horribles que afectan a muchas otras personas, un accidente aéreo, dedos amputados...siendo ella y sus actos, el origen de todas las desgracias. El personaje de Hanna también tiene una visión clásica, mujer sufridora, víctima de la perdida de sus seres queridos, que prefiere quedarse sola cuidando de su paciente, cocinándole, lavándolo...siendo sta una visión tópica de la mujer ante una desgracia, donde parece que debemos ser nostras las que tenemos que quedarnos cuidando a los demás, aunque también considero que muestra una gran fortaleza y valentía ante algo así.
Quizás estas ideas son erróneas y muy exageradas, pero en ciertos momentos es lo que se me venía a la cabeza, ahora lo interesante es conocer vuestras opiniones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario