lunes, 9 de enero de 2012

YO, CLAUDIO


Por Nieves González Pérez

Quizás uno de los períodos históricos que mejor recuerdo haber “aprendido” o,más bien, llegado a comprender en términos de funcionamiento durantelos añosdel instituto es la época de los grandes emperadores romanos: el período de Claudio, de Livia, de Augusto, de Nerón, de Calígula...y lo recuerdo, no gracias a las exposiciones de profesores, ni a estudios para exámenes, sino gracias a él: Claudio.
De entre varios libros (que no películas) que nos recomendaron para Historia en 4º de la ESO, si no recuerdo mal, uno de ellos era este: Yo, Claudio, el cual a mi parecer, tanto él cómo la miniserie de los 70son uno de los mejores ejemplos de novela/serie histórica que han pasado pormis manos.
Hablo de los dos en conjunto, tanto libro como adaptación por la BBC y sin, por ahora, defender más a uno que al otro, ya que considero ambos un “documento” histórico de primera calidad aún tratándose de adaptaciones de ficción pues, mientras que otras magníficas obras literarias de también excelente calidad poseen adaptaciones cinematográficas bastante reguleras en uno u otro nivel, (Me vienen ahora mismo a la mente superproducciones como“Troya” de Wolfgang Petersen, supuestamente basada en la Ilíada, o Alejandro Magno de Oliver Stone, supuestamente basada en la historia de este dicho rey, aunque esta última, que yo sepa, no parta de ninguna obra literaria específica) sin embargo, Yo: Claudio posee calidad en los dos registros, lógicamente a la serie no le ha costado mucho pues partía de un muy buen texto .


He de reconocer que, como este libro lo leíen 4º de la ESO y la serie la vi poco después mi recuerdos de los detalles son bastante vagos aún así el argumento lo sigo recordando bastante bien así que intentaré, para los que no la hayáisleído/visto haceros unabreve hipnosis:
Yo Claudio, escrita por Robert Graves en 1934,narra la historia del personaje con este mismo nombre: un joven que consigue envejecer entre las trampas, venenos y traiciones de la Roma del I d.C cosa harto difícil y más teniendo en cuenta que este hombre no pertenecía a una familia cualquiera si no que nace y crece entre la corte. Esta sorprendente “supervivencia” no se da porque Claudio sea un ser extremadamente astuto o valiente si no por la carencia de estas dos virtudes: Claudio es considerado un deficiente mental a los ojos de la familia de ahí que nadie lo considerase una amenaza ni por ello malgastase sus esfuerzos en quitarle la vida. Sin embargo, Claudio ni es tan tonto ni tan poco amenazador, gracias a su aparente ignorancia consigue enterarse de todo lo que a su alrededor acontece y narrarlo es este libro, es más, el muy “tonto” llega incluso a ser emperador.
Esta novela, que no hay que olvidar que es una ficción contiene muchos datos históricos verdaderos y otras muchas suposiciones cuya veracidad no se ha podido comprobar, sin embargo ayuda a situar a los poco conocedores de la época en el funcionamiento de este imperio además de aportar muchos datos que ciertamente fueron reales.
La novela es una obra maestra y la serie no esta nada mal, aunque ciertamente se queda un poco anticuada en cuanto a imagen y efectos especiales comparada con las series que acostumbran a ver los jóvenes hoy en día, aun así sigoconsiderando ambos muy recomendables para emplear con fines didácticos, sobre todo en la enseñanza secundaria ¿Cuál más? Creo que los dos por igual cada uno presenta sus  ventajas y desventajas sin embargo, en este caso, debido a la mil veces repetida calidad de ambas lo que está claro es que ninguno hace ningún mal si no todo lo contrarío. Eso sí, queda otro problema y es el pensar que todas las novelas históricas o películas de este tipo pueden ser una fuente de referencia historiográfica como bien lo puede ser Yo Claudio, hay que saber marcar la diferencia o mejor aún, enseñar a los jóvenes a que sepan encontrarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario