jueves, 16 de febrero de 2012

Olvídate de mí de Michel Gondry


Por Virginia Wollstein

Propongo esta película para una clase de 4º de la ESO o de Bachillerato, para analizarla y profundizar un poco en su contenido y sobre todo en su calidad cinematográfica. Puede ser una buena opción para comenzar con un apartado audiovisual en la asignatura de Educación Plástica y Visual o en Cultura Visual, como elemento motivacional, ya que es accesible a los alumnos debido a que los actores son conocidos por todos ellos, pero esto no va en detrimento de su calidad estética.
Olvídate de mí fue realizada por el director francés Michel Gondry. La avala un Óscar al mejor guión original que nos garantiza una película con buen ritmo y buena interpretación (en este caso Kate Winslet fue alabada y consiguió una nominación en los Óscars). Cabe destacar la fotografía, ya que fue rodada íntegramente sin ningún tipo de focos a petición expresa del director.
El título original Eternal sunshine of the spotless mind, hace referencia a lo que viven los personas de la historia, y destaca sobre todo que el verso está de una poesía de Alexander Pope, y la idea original está basada en la obra de un artista llamado Pierre Bismuth, el cual decidió un día enviar mensajes a todos sus conocidos diciéndoles que la próxima vez que les viera tuvieran en cuenta que les había borrado de su memoria.
La película, realizada en 2004, fue tachada en algunos círculos de provocadora… pero hablemos un poco de su argumento: un día Joel descubre que su novia Clementine ha borrado de su memoria todos los recuerdos referentes a él después de una pelea. Él decide buscar a la empresa que ha realizado esa limpieza de memoria y así decide realizar él mismo ese proceso. Buena parte de la película narra su proceso de borrado, en el cual él intenta no perder la memoria sin éxito. Finalmente Clementine y Joel vuelven a reencontrarse y vuelven a enamorarse.
El tema fundamental de esta película es sin lugar a dudas la memoria, la cual se puede relacionar sin ningún problema con la realidad (sobre todo por la parte de la película que transcurre en la mente del protagonista). También podemos hablar de la relación de esta película con la poesía (Alexander Pope) y con la obra del artista Pierre Bismuth.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada