jueves, 24 de enero de 2013

GOOD BYE LENIN!


Por Alicia Rodríguez

Pequeña sinopsis

Good Bye Lenin es una película Alemana del año 2003, dirigida por Wolfgang Becker que está catalogada como “tragicomedia”.
Esta película narra la historia de un joven alemán que vive en la República Democrática Alemana, en el entorno de una familia socialista, cuya madre es una mujer orgullosa de sus ideales socialistas. Tras el abandono de su padre, la madre de Álex (el protagonista) cae enferma, y cuando se recupera vuelve como una mujer completamente entregada a la política y al partido Socialista Unificado.
Alex acude a manifestaciones, no se sabe en concreto qué reivindican, pero sí sabemos que es en desconformidad por el sistema que les rige. Éste es un detalle importante, ya que a pesar del entorno familiar en el que vive, nos intenta mostrar que, como casi toda la juventud mundial, es inconformista y anti-sistema.
La madre de Álex lo ve en la manifestación, en una manifestación que va en contra de todo aquello que ella ama y admira tanto, y cae desmayada y posteriormente en coma. La policía Alemana golpea fuertemente al joven, impidiéndole ir a socorrer a su madre. Se intenta mostrar la dura represión contra aquellos que ponen en duda y amenazan al sistema.


Después de este suceso la madre de Álex entra en un coma durante ocho meses, tiempo en el que culmina la guerra fría con la caída del muro de Berlín, las dos Alemanias se unifican y se instaura  el capitalismo en la sociedad. A partir de aquí es cuando empieza el verdadero sentido de la película. La madre de Alex despierta, y el médico lo avisa de que cualquier cambio sustancial el la vida de su madre podría ser perjudicial para su salud, y en concreto, el drástico cambio político que su entorno había tomado, la mataría.
Entonces Álex se decide por ocultar todo lo que había pasado para proteger a su madre y evitarle el disgusto, re-decorando la casa tal y como estaba en la época socialista, consiguiendo botes de comida del régimen, ocultando las marcas capitalistas que se habían instaurado en el día a día (como Coca-Cola o McDonalds), hasta incluso grabando telediarios que hablaran del régimen con compañeros, que después le pondría en la televisión para que no sospechara. Todo para protegerla y ayudarla mientras él se va haciendo una visión de la nueva Alemania.


Utilizar esta película en el aula

Ésta es una película que considero con elevadas capacidades para poder trabajar en el aula de alumnos, más bien de bachillerato, una edad en la que pueden comprender y estructurar mejor en sus cabezas los acontecimientos históricos.
La calidad de imagen de esta película es posible que no sea especialmente elevada, se intenta ofrecer una imagen ochentera, en consonancia con el momento histórico que está relatando. Pero no cabe duda de que es una película que engancha, la fotografía está, en mi opinión bien cuidada, y trata de contar un echo histórico que a priori puede ser bastante aburrido y muermo, de una forma diferente y que te mantiene pegado al sillón hasta que termina. En medio de una situación bastante dura, te cuenta detalles graciosos visto por la mirada de un adolescente, y las cosas por las que tiene que pasar, sin dejar de lado ese toque cómico que hace que no te distraigas de la historia.
Con esta película se puede ayudar a comprender a los adolescentes los hechos históricos que han sucedido recientemente, a comprender aspectos de la política que rechazan siquiera empezar a discutir, porque les aburre, porque les parece algo que no va con ellos o porque simplemente no les interesa. Con esta película se puede iniciar un buen debate, una buena muestra de opiniones e incluso se pueden llegar a buenas conclusiones, teniendo como punto de partida el visionado de este film.


La violencia o la relación al sexo que aparecen en esta película, no son explícitas ni buscan el morbo. Aparecen significativamente durante breves periodos de tiempo para dejar patente  al espectador que esos temas están ahí, y no se pueden olvidar porque son inherentes a la raza humana, pero sin hacerse eco de ello, sin regocijarse en imágenes crueles, largas y sin sentido que sólo buscan el morbo.
También se puede realizar el visionado en versión original subtitulado, porque aunque no sepan el idioma Alemán, es necesario acostumbrarse a ver las películas en vo, y también puede ser que surja la curiosidad por aprender otros idiomas. Que tengan en cuenta que no todo el cine es Americano, y no sólo el Inglés el único idioma a aprender. Es importante hacerles ver que el mundo es muy grande y la cultura muy extensa, y cuántos más conocimientos se adquieran mejor será para ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario