martes, 8 de enero de 2013

This is England

Por  Alicia Otero


El argumento de This is England no es lo que podría llamarse original a pesar de que tiene algunas peculiaridades: chico pre-adolescente inadaptado conoce por casualidad a un grupo de chavales mayores y se mete en un mundo que le viene grande. Como sucede generalmente en este tipo de película, es necesario que al final ocurra algo que haga que recapacite y vuelva al redil.


Contexto: La historia está ambientada en 1983 en la Inglaterra de Thatcher, justo tras finalizar la guerra de las Malvinas. En los primeros minutos de película se muestran imágenes tanto de la cultura popular como de la situación social y política, y establece un paralelismo entre la violencia de la guerra y la que va naciendo en un país que ve cómo se desmantela el Estado del Bienestar con radicales políticas sociales y económicas. Éste entono es el caldo de cultivo perfecto para el nacionalismo y sus movimientos asociados más radicales, en este caso la cultura skin.


Argumento: Shaun es un niño de 12 años con problemas en el colegio que vive sólo con su madre, a su padre acaban de matarlo en la guerra. Sus compañeros se burlan de él y su indumentaria hippie por lo que está siempre metido en peleas, y un día volviendo a casa conoce a un grupo de chicos mayores de su instituto. Éstos inmediatamente le introducen en la pandilla y empieza a ir con ellos a todas partes, a vestir como ellos y a hacer todo lo que ellos hacen (incluyendo raparse la cabeza) a pesar de que él es claramente mucho más joven que sus compañeros y queda patente que sus actividades le exceden en mucho. Pero para romper con este panorama idílico reaparece en escena un antiguo miembro del grupo recién salido de la cárcel.  El grupo se divide entre los que quieren seguir como hasta entonces, y los que deciden seguir al nuevo líder que pertenece a la vertiente más radical de los skin, simpatizante del National Front, y que ve en el niño arcilla a la que modelar a su imagen y semejanza.


 Posibilidades educativas: Independientemente de que la película hable sobre racismo, violencia, etc. hay aspectos que puede ser interesante tratar en el instituto con chicos de cierta edad. Todos en nuestra adolescencia nos hemos visto en la disyuntiva de hacer o no lo que se suponía que debíamos hacer si queríamos integrarnos en un grupo. Todo el mundo admite haber hecho alguna vez algo por la presión del grupo. Incluso en la edad adulta es difícil a veces no dejarse llevar por lo que los demás hacen a nuestro alrededor. La diferencia es que un adulto puede llegar a darse cuenta de esto, mientras que un adolescente puede dejarse arrastrar por caminos poco recomendables en busca de aceptación. Especialmente cuando, como en el caso del protagonista de la película, se está fuertemente condicionados por el entorno y las situaciones personales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario