sábado, 16 de febrero de 2013

Luchino Visconti (1976) El inocente (L´innocente)


Por 131313

Tullio Hermil (Giancarlo Giannini) es un hombre culto y acomodado entregado a los placeres de la vida. Entre la honorable práctica de la esgrima, la lectura y el placer carnal con su amante Teresa Raffo (Jennifer O'Neill) mantiene a su esposa Juliana (Laura Antonelli) al margen de su vida. Juliana se debate entre el murmullo social y el reconocimiento de su marido. Totalmente rechazada encuentra en un joven escritor, Filippo d'Arborio (Marc Porel) el consuelo y queda embarazada. Esto despierta en Tullio, cuyo compromiso con Juliana es inexistente, los celos y la pasión carnal correspondida entonces por su mujer, que aún cree en su matrimonio, La esperanza de Julia en esta nueva pasión le crea sentimientos contradictorios. Tullio pretende eliminar todo rastro de la relación de su mujer pero finalmente el nacimiento del niño desencadena una tormenta de pasiones y sentimientos. El egocentrismo de Tillio desemboca en locura y despierta al monstruo que lleva dentro capaz de ver morir impasible a una criatura. Tullio se presenta digno hasta su final, Visconti no juzgar los actos de sus personajes.

ARGUMENTO
“El inocente” es una reflexión sobre el hombre. Una exuberante y deshonesta burguesía italiana de finales del XIX que adorna y mantiene matrimonios muertos y pasiones caprichosas. Tulio encarna un nihilismo individualista con rasgos freudilianos. El protagonismo que Visconti otorga al subconsciente con voz atonal de violoncelos y mirada penetrante encuentra en Giancarlo Giannini una escenificación dramática impactante. El inocente (1975) está rodada por un Visconti de cerca de 70 años enfermo. Esto pudo marcar el carácter existencialista del discurso y su final sentenciador que dejan un sabor a despedida.

FOTOGRAFÍA E ILUMINACIÓN
La iluminación acentúa la elegancia y la riqueza del entorno burgués haciendo que los recargados interiores llenos de terciopelos rojos, alfombras y grandes jarrones con flores, no invadan la escena. La película tiene una fuerte carga cromática. Los colores que acompañan los placeres junto con Teresa son los: rojos, negros intensos y dorados. En la casa de Tullio predominan los azules y en el dormitorio de Juliana los blancos, verdes claros y azules, El color preconiza la muerte, Teresa, vestida de negro, sobre un sofá negro y la llama del fuego. La escena final invadida por la niebla y los azules y verdes del jardín.

MONTAJE
La película comienza sobre un intenso fondo rojo. Visconti pasa las páginas de la novela de Gabriele D’Annunzio (1892) en que se basa la película, sobre un terciopelo arrugado rojo carmesí. Acompañado por los instrumentos de cuerda la cámara, con planos largos, explora el texto. Los movimientos de cámara se van a suceder durante toda la película. A continuación se oyen las espadas, la cámara se mueve desde el techo hasta el personaje para acompañar la narración volviéndose hacia un reloj. La cámara acompaña los diálogos con un acercamiento a los personajes hasta planos de detalle. Los escenarios naturales fueron rodados en las villas Bellosguardo ("Villa Lilla") y Arnolfini ("La Badiola"), de Lucca (Toscana/Italia).


MÚSICA
La música de Franco Mannino apoyada en instrumentos de cuerda crea una atmósfera introspectiva hasta hacer sonar pensamientos cercanos a la locura. Es el violonchelo el primer presagio del suicidio como exaltación de un egocentrismo exacerbado. El refinamiento y la cultura de salón, en la que se crió Visconti, tienen su identificación en las composiciones clásicas para piano. La abandonada esposa se resigna acompañada de la Marcha Turca de la Sonata nº 11 de Mozart, luego las Fuentes de la Villa d'Este del tercer volumen de los Años de Peregrinaje de Liszt y por último dos obras de Chopin. En un momento de mayor dramatismo una soprano interpreta el aria "Che faró senza Euridice", de la ópera Orfeo y Eurídice: Esta aria la escuchamos en la banda sonora a Benedetta Pecchioli, y su acompañamiento, como todas las intervenciones del piano por el propio Franco Mannino. Obtuvo un premio David a la mejor música.

VESTUARIO
Riquísimo vestuario cuidado caracteriza a los personajes. La sensualidad de Teresa frente a la indefensión de Juliana. Los trajes de Tulio aportan una elegancia estética a un personaje monstruoso.

FIN EDUCATIVO
No la propondría como recurso didáctico, no por las escenas de desnudos de Juliana, más hormonales que lujuriosas, por la última reivindicación de Tullio: su suicidio.
Historia y sociedad. La película recrea una burguesía italiana de finales del XIX de apariencia virtuosa y realidad amoral. Ornamento, vestimenta y costumbres enmarcan una época a punto de desvanecerse.
Filosofía: Corrientes filosóficas sobre el individuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario