lunes, 24 de febrero de 2014

Chanel Nº 5, el secreto de un perfume

Por Zaida Sánchez González



“Era uno de los días más calurosos del año. El calor se abatía como plomo derretido sobre el cementerio y se extendía hacia las calles adyacentes como un vaho putrefacto que olía a una mezcla de melones podridos y cuerno quemado. Cuando se iniciaron los dolores del parto, la madre de Grenouille se encontraba en un puesto de pescado de la Rue aux Fers escamando albures que había destripado previamente. Los pescados, seguramente sacados del Sena aquella misma mañana, apestaban ya hasta el punto de superar el hedor de los cadáveres. Sin embargo, la madre de Grenouille no percibía el olor a pescado podrido o a cadáver porque su sentido del olfato estaba totalmente embotado y además le dolía todo el cuerpo y el dolor disminuía su sensibilidad a cualquier percepción sensorial externa”. 

“… Todos se vuelven, descubren al recién nacido entre un enjambre de moscas, tripas y cabezas de pescado…”. (Patrick Süskind, El Perfume, la historia de un asesino).

La obra publicitaria seleccionada anuncia un perfume: Chanel Nº 5.
Su emisión se produjo durante varios meses del año 1998, y en distintas cadenas de televisión. Este anuncio se creó para conmemorar el setenta y cinco aniversario del perfume creado por Coco Chanel. Su duración es de dos minutos y treinta y cinco segundos, y cuenta con un gran número de planos.
La historia está basada en una novela del escritor alemán Patrick Süskind, que se publicó en 1985 bajo el título El Perfume, la historia de un asesino. Y que posteriormente fue llevada al cine. El anuncio tiene muchas escenas que aluden a la película. Un ejemplo de ello es el minuto 1:07 a 1:10 donde se ve a un hombre joven cortando pescado.
Este anuncio puede analizarse por su iconicidad, propia de imágenes en color, aunque no empleada de manera realista. También en lo que tiene que ver con el espacio, y los escenarios, y cómo mediante ellos se alude a la muerte, como por ejemplo a través del parecido que tienen las verjas de la entrada a las de un cementerio.
La luz es artificial y está empleada de forma que resalta mucho los contrastes, casi siempre procedente de un foco lateral y de manera efectista. Hay grandes contrastes de claroscuro. En este anuncio, el uso que se le da a la luz es fundamental para envolver al espectador.
En cuanto al color, todo el anuncio mantiene una gran coherencia estética y lo emplea sin respetar el realismo ni la fidelidad a los colores naturales. Predominan las escenas en sepia y blanco y negro, aunque hay un protagonismo muy importante del negro. El color amarillo, verde, rojo y azul se entremezcla con escenas en blanco y negro y en sepia, pero las tonalidades se repiten sin variaciones durante todo el anuncio.
Predominan los primeros planos y los planos detalle, concentrando toda la atención del espectador y acentuando el dramatismo de las escenas y el carácter expresivo y psicológico de la trama. En cuanto a los efectos visuales hay una imagen subliminal en el minuto 0:15 donde puede verse una calavera formada por distorsión de las verjas. La angulación de la cámara casi siempre suele ser normal, pero hay que destacar un encuadre con ángulo contrapicado en el minuto 0:54 para expresar la superioridad del personaje femenino, que aparece en escena por primera vez. También hay ángulos aberrantes en muchos momentos, enfatizando la imagen sobre todo cuando los dos personajes principales se encuentran juntos.
Por otro lado, y en cuanto a sus posibilidades educativas, también es posible analizar el anuncio desde la manera en que está realizado, en cuanto a cómo se han tratado las imágenes en movimiento. Esto es algo con lo que el director de este anuncio ha ido jugando al emplearlo como una herramienta para modificar el tiempo real. No hay adecuación entre el tiempo real y el tiempo fílmico, el tiempo de las imágenes en movimiento no se ajusta al que ocuparían los acontecimientos en la realidad. Las escenas están marcadas por un ritmo que no es continuo y que va en concordancia con el de la música empleada. Este ritmo es seguido, incluso por la acción de los personajes, que con sus movimientos del cuerpo, brazos… lo acentúan. Esto puede verse en el minuto 1:19 a 1:25 (corte de un mechón de pelo y movimiento de brazos). Por otro lado, en muchos momentos se emplea más de un plano, lo que produce la sensación de que la escena se acelera, hay fundidos durante los primeros veinticinco segundos del anuncio.
El fuerte ritmo visual, la utilización de planos muy cortos y ángulos enfáticos, como los aberrantes o inclinados, dan lugar a una fuerte tensión emotiva, y la música contribuye a subrayar esa tensión. A este respecto, en lo que tiene que ver con la música, en muchos casos destaca la acción y potencia la imagen, ya que va al mismo ritmo que las escenas. Define y resalta los hechos. La imagen y el sonido se complementan, lo que hace que se genere una atmósfera que ubica al espectador ante un estado anímico cercano al miedo, a lo siniestro. Junto con la luz, la música genera un ambiente de miedo y muerte. Por otro lado, los personajes no establecen diálogo sino hasta la parte final del anuncio.
Es interesante un análisis de la iluminación y los colores, estos buscan ese equilibrio estético que se mantiene a lo largo de todo el anuncio.
El mensaje subliminal del minuto 0:15 y las mujeres colgadas que se ven al inicio también son alusiones a la novela, que hacen referencia a la muerte y a los asesinatos de las mujeres en torno al suspense que caracteriza a la trama.
Por lo que respecta al tratamiento de los temas transversales, se puede abordar el de la igualdad entre sexos; en general, durante todo el anuncio se da más énfasis al cuerpo que a los espacios donde se realizan las acciones, pero en especial al cuerpo de la mujer, que es tratado como un objeto, ya que de él es de donde se extrae el perfume.
Igualmente se destacan mucho las texturas. En general todo el anuncio es muy sensorial, pero principalmente durante el minuto 0:41 a 0:44. En el minuto 0:24 hay un plano detalle de una mano, lo que acentúa este hecho. Desde el inicio hasta el minuto 0:48 predominan las formas circulares y redondas ya que todo el anuncio gira alrededor de lo femenino, incluso las letras escritas con pluma durante uno de los primeros planos son redondeadas. Entre otras cosas destacan las gotas oscuras que caen dentro de un líquido y las burbujas de aire dentro de otro. Seguidamente pueden verse otras formas redondas como los pendientes de la mujer, las gafas del hombre, los ojos de los peces (en este caso creando un ritmo compositivo), las miradas y los cuerpos entre las verjas que también contienen elementos circulares, y las cuencas de los ojos pintadas de negro del resto de personas que salen con sus cabezas rapadas. También hay que destacar el predominio de las diagonales, que aportan dinamismo a la composición, pero también hay muchas líneas curvas que transmiten la idea de fluidez y sensualidad. Todas estas composiciones curvas circulares y en movimiento que pueden verse principalmente hasta el minuto 0:48, comunican entre otras sensaciones la de exaltación, inquietud y embriaguez (minuto 0:48).
El perfume es realmente el protagonista, el análisis de cómo en la mayoría de la publicidad se emplea el sexo y el cuerpo femenino como reclamo comercial ayuda a la educación del consumidor, a la educación cívica, moral y de la sexualidad.
Por otro lado, el que en este anuncio aparezca un mensaje subliminal sirve para explicar el uso que se hace de este tipo de imágenes tanto en el cine como en publicidad y analizar así sus propósitos y consecuencias en el espectador, el identificarlo sirve de ejemplo a los alumnos para que aprendan a identificar este tipo de imágenes en la vida cotidiana, como usuarios y como consumidores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada