domingo, 9 de febrero de 2014

Cinema Paradiso

Por Juan Manuel Campos Guisado

Dirección: Giuseppe Tornatore
Producción: Franco Cristaldi y Giovanna Romagnoli
Guión: Giuseppe Tornatore
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Blasco Giurato
Reparto: Philippe Noiret, Salvatore Cascio, Marco Leonardi, Antonella Attili, Jacques Perrin, Agnese Nano, Brigitte Fosey.


La vida de Salvatore, director de cine italiano, queda reflejada en esta película. A través del flashback  comienza a narrar la historia de vida de Salvatore, un niño pobre de la pequeña ciudad de Sicilia de Giacaldo, cuyo padre muere en la Segunda Guerra Mundial, y al que le apasiona el cine. Le encantaba meterse dentro de la cabina del operario, Alfredo,  que será maestro en muchos sentidos para el pequeño Totó Salvatore. Éste, ya mayor, vuelve a su pueblo natal tras 30 años en Roma para asistir al funeral de Alfredo.
El ritmo narrativo es bueno, aunque a veces parece lento el director introduce algún elemento que hace que no dejes de seguir la película.
Cinema Paradiso rinde homenaje al cine y a su evolución a lo largo de la historia.
Se sitúa en el marco de finales de la segunda guerra mundial en los años 50, en la pequeña ciudad de Giacaldo (Sicilia), donde la población, en su mayoría analfabeta, pasaba bastantes penurias por la carencia económica, incrementándose las diferencias entre clases sociales. En la película vemos como la clase alta tiene sus asientos en el palco del cine Paradiso, desde los que escupen y tiran colillas a la clase baja. Queda patente en la película esta diferenciación de clases sociales. También está presente la censura por parte de la Iglesia cuando vemos al cura visionando las películas que se van a proyectar y cortando las escenas que le parecían impropias.
Refleja también cómo era la educación de la época, tanto formal como no formal. El castigo físico imperaba en ambas, destacando el papel fundamental de la Iglesia en la educación.
Es durante la película cuando Tornatore va introduciendo los cambios que se produjeron en la sociedad y en el cine desde los años 50 hasta los 70. Vemos como la diferencia de clases se reduce, así como la censura por parte de la Iglesia.


Cuenta con un guión muy cuidado, retratando fielmente a cada uno de los personajes que aparecen en la película.
Tornatore trata de representar la sociedad de posguerra italiana mostrando cómo era y plasmando la historia de amor por el cine de Salvatore.
Es el propio Cinema Paradiso y las proyecciones de sus películas, el medio por el que nos cuenta la evolución de la sociedad y del propio cine, ya que se inscribe dentro del cine de la época. También vemos los cambios que se produjeron a través de los personajes que asisten a la sala del Cinema Paradiso.
La fotografía de la película, a cargo de Blasco Giurato, es bastante buena creando encuadres creativos y situando de manera espléndida la acción en el contexto donde sucede.
La música es otro factor determinante en la película acompañando en todo momento a la narración y facilitando al espectador el seguimiento de la acción narrativa. Acentúa el carácter emotivo y nostálgico de la historia.

Posibilidades educativas.

Cinema Paradiso nos ofrece grandes posibilidades pedagógicas para la introducción del cine como elemento educativo. Nos brinda la posibilidad de tratar temas como la historia del cine y la evolución de los medios, la forma en que se configuraba la sociedad y la posibilidad de establecer paralelismos con la sociedad actual.
Me parece interesante la visión que nos da la película de la influencia de la Iglesia en la educación de la época para trasladarla a la actualidad y reflexionar sobre ello. También se puede trabajar sobre las relaciones de pareja, analizar cómo es la que Salvatore tiene con Elena en la película y como se conciben hoy en día. Permite trabajar sobre el papel de la mujer a lo largo de la historia, la amistad, el recuerdo, el paso del tiempo o el tema de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario