lunes, 24 de febrero de 2014

WALL•E

Por Arian Menéndez

Sinopsis

Wall•e es una máquina creada para despojar al planeta Tierra de toda la basura que lo cubre. Este robot formaba parte de todo un escuadrón que se envió a la Tierra por Buy´N Large, tras haber sido deshabitada por la humanidad por la descontrolada acumulación de residuos que hacían ya imposible la vida en el planeta.
Transcurridos 700 años, sólo queda en la Tierra nuestro pequeño robot  Wall•e, que continua con su comedido de limpiar el globo terráqueo. Pero Wall•e no es un robot cualquiera, ya que ha sido capaz de desarrollar una serie de habilidades humanas, que le han hecho posible continuar con su existencia después de tantos años. Wall•e se ha creado una casita en la que recoge todo tipo de objetos y los clasifica en pequeños contenedores. Es un robot <autosuficiente> que se repara a sí mismo y que imita a los humanos que observa todos los días en una televisión que restauró.
Un día, Wall•e encuentra una planta dentro de una vieja nevera y la guarda en su casa (camión). Al poco tiempo, una nave llamada Axioma, deposita en la Tierra un pequeño robot llamado Eva tipo sonda de combate, que está diseñado para explorar el planeta en busca de cualquier resquicio de vida orgánica. Wall•e persigue a Eva hasta que ésta se detiene a conocerle. Después, le muestra su casa y los objetos que él reúne cada día. Pero cuando Eva ve la planta, la guarda en su <estómago> y se bloquea en modo de hibernación a la espera de que la nave Axioma vuelva a recogerla. Wall•e no comprende que le ha ocurrido y trata de <revivirla> a través de todos los medios posibles, pero sin éxito.
 Entonces Wall•e empieza a reconstruir situaciones humanas con Eva, como la vista de un atardecer, observar las estrellas bajo la luz de la luna, pasear en barca por el <río>, etc., pero se da cuenta de que Eva no está con él y la deja en un montículo de basura, prosiguiendo de nuevo con su labor de limpieza. Pero de repente, la gran nave vuelve en busca de Eva y se la lleva al espacio exterior. Wall•e, que no quería perder a la única amiga robot que había conocido en su vida, corre hacía la nave y se esconde en ella. Ambos llegan al gran <Arca de Noé> del espacio, donde Wall•e ve por primera vez a los seres humanos que tantas veces trataba de imitar y que ahora, sufrían un grave problema de obesidad y transformación ósea. Todos los humanos van montados en sillones con pantallas digitales.
Walle persigue a Eva hasta que se la enseñan al capitán McCrea, que se lee el manual de <Regreso a la Tierra> para poder depositar la planta en la cavidad correspondiente de la nave y así poder poner en marcha la activación del sistema de vuelta al planeta. Pero el piloto automático se opone a la idea de regresar a la Tierra y hará todo lo posible por impedirlo. Eva y Wall•e tratarán de  colocar la planta en el compartimento, y con ayuda de los humanos lo consiguen. Aunque Wall•e <muere> en la lucha.
Cuando regresan al planeta, Eva reconstruye a Wall•e y le <resucita>. Ambos continuarán sus vidas juntos, ayudando a los seres humanos a repoblar la Tierra.

Análisis técnico

La película hace uso mayoritariamente de planos generales para mostrarnos los diferentes escenarios que componen el filme. Para narrar la historia de nuestros personajes protagonistas Wall•e y Eva, el director hace uso de primeros planos o planos medios para personalizarlos.
Los personajes no tienen voces humanas, sino que utilizan un comportamiento kinésico y sonidos robóticos (diseñados por Ben Burtt), que se asemejan muy bien a las voces humanas.
Los escenarios están ambientados en el espacio exterior y una posible Tierra futura llena de basura. Están bastante logrados y se asemejan muy bien con la realidad, junto con los efectos especiales, sobre todo los diseñados para representar el polvo, la lluvia o la espuma de un extintor.
La fotografía es bastante buena, con un predominante uso de la simulación de la luz natural, junto con el uso de un fuerte contraste en las imágenes referentes al universo, logrando así la sensación de velocidad o del espacio finito.
El guión es muy simple, pero es justo lo que necesita la película, ya que se entiende todo sin necesidad de una narración o diálogo continuo; la propia acción de los personajes y la música que les acompaña nos muestra el argumento de la historia.

Análisis profundo

Uno de los temas principales de los que trata la película es la masiva producción de basura que sufre la Tierra. En ella nos muestra un futuro que poco se aleja de ser una hipótesis posible. En los tiempos que corren, la poca dedicación que se presta al reciclaje y la sobreproducción de artículos no reciclables o de vida limitada, están causando que cada vez se acumule más y más basura, haciendo más difícil su destrucción.
Pero el problema no es sólo de las personas por no estar concienciadas de este hecho, sino de los diferentes gobiernos que prefieren <mirar para otro lado> y no ofrecer las ayudas o prestaciones necesarias a los centros de reciclaje. En la Comunidad de Madrid por ejemplo, la planta de reciclaje es excesivamente pequeña y en ella, los residuos del contenedor amarillo no son tratados como es debido: una vez que la planta se llena, el resto de basura pasa a formar parte de los desechos orgánicos. Además, se desprestigia el trabajo de las personas que día tras día reciclan en sus hogares, porque un mismo camión recoge toda la basura para más tarde, juntarla y ser separada de nuevo por los trabajadores de la planta de reciclaje. Por ello, me cuestiono la siguiente pregunta: ¿reciclo por sentirme bien o porque estoy contribuyendo realmente a la mejora del planeta? La respuesta ya se sabe, y más después de conocer la información anteriormente citada.
Otro tema muy importante es el avance de las tecnologías y el desarrollo de la <Inteligencia artificial>. He encontrado numerosas noticias que hablan de este tipo de inteligencia. Aquí muestro algunas de las más significativas:

- Una de ellas es del día 5 de febrero de 2014, en el País:

"El paciente danés Dennis Aabo Sorensen de 37 años, perdió la mano izquierda hace nueve años en un accidente. Es “la primera persona amputada del mundo que ha podido sentir el tacto de su mano prostética, y en tiempo real”, según los científicos de Lausana. Los médicos del equipo conectaron la mano robótica a los nervios del brazo de Sorensen, que estaban intactos. Es el primer éxito de una iniciativa de las universidades y los hospitales europeos llamada Lifehand 2. Esta mano robótica mide y transforma la tensión de los tendones artificiales en pulsos eléctricos. Dennis Aabo nos lo explica en la noticia: “La retroalimentación sensorial ha sido increíble, puedo sentir cosas que no había sido capaz de sentir durante más de nueve años; cuando sujeto un objeto, puedo sentir si es duro o suave, cuadrado o redondo”. Durante las pruebas con los ojos vendados, Sorensen pudo también saber con cuánta fuerza estaba agarrando los objetos, y regularla según las necesidades. Son tareas rutinarias para una mano humana, pero un sobrecogedor salto tecnológico para un brazo robótico.
Los últimos años han presenciado notables avances en la robótica médica, la disciplina que intenta reemplazar los miembros y órganos perdidos por versiones mecánicas, como pantallas de electrodos implantados en la retina, piernas y brazos mecánicos controlados por la actividad cerebral del paciente y el último grito en ciencias de la computación e inteligencia artificial."

En la película, podemos observar un presagio de lo que esta <Era tecnológica>, que crece a pasos agigantados, podría llegar a ser en el futuro. Hasta el punto en el que los robots sean más humanos que nosotros mismos. No sé si los creadores de la película tenían conocimiento para aquel entonces sobre la creación  de Google, pero las imágenes a modo de holograma que aparecen en la película en los sillones de las personas, ya muestran esa realidad que dentro de poco empezaremos a vivir en las sociedades de todo el mundo.
Otro tema importante al que hace referencia la película es al nacimiento de la vida de la religión cristiana con la historia de “Adán y Eva”. De hecho, nuestra protagonista se llama Eva, ¿casualidad? No lo creo… Los sentimientos que se muestran en el largometraje, la forma de actuar de los personajes, está dotada de unos valores muy cuidados y llevados a cabo por la iglesia. Es curioso, pero la película nos está diciendo que la vida de nuevo en el planeta, sería posible y causada gracias a las máquinas. En este momento ya no sé qué pensar, ¿los robots nos dominarán y destruirán o nos salvarán de nuestra propia decadencia?
Me parece curioso el hecho de que las máquinas se revelen contra ellas mismas. En la película se aprecia la discriminación y exclusión de las máquinas defectuosas, a las que encierran en salas especiales. Esto se puede comparar con nuestros manicomios por un lado, y con los centros de Educación Especial para alumnos con discapacidad, por otro. A raíz de este punto, aquí os dejo el cortometraje de “Cuerdas”, ganador del premio Goya este año.
Me gustaría hacer un pequeño hincapié en la frase que se menciona en la película por parte del piloto: “¡yo no quiero sobrevivir, quiero vivir!”. Y es que, se supone que los seres humanos se van a vivir al espacio exterior para sobrevivir hasta el día en el que sea posible la repoblación del planeta.
 Los individuos se dan cuenta de su situación, de cómo han llegado a estar así por su inagotable búsqueda del <no hacer nada>. Y es que, aunque nos neguemos a reconocerlo, el mundo no lo mueve el dinero, no totalmente, sino que a esto se le suma la idea del ser humano de crear máquinas que sean capaces de hacer nuestro trabajo. Vale, perfecto, y después, ¿para qué hacemos falta nosotros? No podemos concederle a una máquina nuestra responsabilidad; sí que es cierto que hacernos la vida un poco más cómoda no viene mal, pero no sigamos por ese <camino de vagos>…

Posibilidades educativas

Tanto la película de Wall•e como los vídeos que expongo en mi ensayo, nos ofrecen la posibilidad de crear un espacio de debate en clase en el cual los alumnos sean capaces de analizar la película y sacar su propias conclusiones, favoreciéndoles así a crear su propio pensamiento crítico-democrático. Todos los temas que aquí se analizan, pueden ser propuestos en el aula, con la posibilidad de profundizar en ellos o llegar a debates nuevos.
En particular, esta película me parece tan adecuada para el contexto educativo por la cantidad de contenidos, tanto técnicos como de reflexión, que la misma nos ofrece. Además, al ser una película de animación, Walle podría estudiarse y analizarse en cualquier curso de la ESO y Bachillerato, aumentando o disminuyendo el contenido del debate según el curso escolar.
También podríamos señalar que este filme y el corto de “Cuerdas” nos dan la posibilidad de trabajar los temas transversales que aparecen en ellos, como son el tema <para la paz>, <el medio ambiente>, <la identidad> o <las necesidades de los ACNEES (Alumnos con Necesidades Educativas Especiales)>; así como de proponer después actividades para trabajar esos mismos temas.
Además, cabe mencionar las películas de “Blade Runner”, y de Ridly Scott, “El gigante de Hierro”, de Brad Bird.

No hay comentarios:

Publicar un comentario