miércoles, 7 de enero de 2015

Dallas Buyer Club. 2013. Jean-Marc Vallée

Por Daniel C.R.

Película ganadora de varios premios internacionales, entre ellos 3 Oscars y 2 Globos de Oro.
Un vaquero de Dallas contrae el virus del Sida cuando estaba comenzando a propagarse la enfermedad, a mediados de la década de los años ochenta. Se aprueba un programa de pruebas en el que suministran un medicamento, el AZT, con graves contraindicaciones que lo único que hace es empeorar su salud. Aún así es el único medicamento que autorizarán desde el gobierno para combatir el virus. Al enterarse de esto intenta entrar al programa sin éxito. Comienza a comprar dosis de AZT de forma ilegal hasta que surgen complicaciones. Entonces decide viajar desesperádamente a Méjico para conseguir más dosis. Allí entra en contacto con un médico que utiliza otro medicamento efectivo, pero ilegal en EEUU. Desde este momento se dedica a traficar con este medicamento alternativo para suministrarlo a los enfermos de Sida de su ciudad.
La película entra dentro de una estética que parece hecha a medida por el festival de Sundance: Drama social con interpretaciones mínimamente creíbles (yo diría que sobreactuadas, dramatizadas de más, aunque los americanos por desgracia son muchas veces así), realizadas por actores del Star System bien caracterizados. Imágenes muy cuidadas, limpias, con un estilo que entra dentro de esta moda. Apenas hay planos fijos, todos tienen movimientos sutiles de cámara. Mucha cámara en mano en muchos planos. Todo para dar ese toque de "reportaje" y biopic cercano.
Como película de producción americana de este tipo cumple los requisitos básicos de entretenimiento. Los protagonistas son actores famosos de anuncios de colonias. Los "malos" y los mejicanos entran dentro del canon de los "feos", como siempre. Todos ellos bien dirigidos para hacer un drama interesante con una temática que se podría extrapolar por ejemplo al panorama que tenemos actualmente en España con los enfermos de Hepatitis C. Algo a lo que se podría hacer referencia y comentar en clase después del visionado.
Por ello creo que es una película que pueden ver alumnos de un instituto. Puede que las imágenes del Cowboy consumiendo droga con prostitutas sean demasiado sórdidas y se podrían omitir en la exposición de la película. Aún así, habla sobre una temática importante como la del negocio de medicamentos por parte de las farmacéuticas y de los gobiernos. Y tiene otra serie de temáticas subyacentes que se podrían analizar y comentar. Me parece una película válida para realizar una unidad didáctica sobre problemáticas como las drogas legales e ilegales, las enfermedades de transmisión sexual y los estereotipos en el cine y en las imágenes de entretenimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada