miércoles, 14 de enero de 2015

Trois couleurs: rouge

Por EJGarrot

Trois couleurs: Rouge es una película de 1994 escrita dirigida por el polaco Krzysztof Kieślowski y protagonizada por Irène Jacob, Jean-Louis Trintignant, Jean Pierre Lorit, Frédérique Feder y Samuel Le Bihan.
Rouge ganó el Premio Independent Spirit a la mejor película extranjera en el año 1994 y el Premio Cesar a la mejor música, además de ser candidata a tres premios Óscar; fotografía, director y guión.


La historia de Rouge comienza con Valentine, una joven estudiante que se gana la vida como modelo, salva la vida de una perra atropellada por su propio coche, se la queda y se le escapa, la perra le conduce a su dueño, un juez jubilado que tiene una extraña obsesión: escuchar las conversaciones telefónicas de sus vecinos. Si antes el espionaje telefónico formaba parte de su trabajo en cierto sentido, ahora se ha convertido en un vicio. A Valentine le desagrada la conducta del hombre pero no puede evitar ir a verlo. Este hombre vive solo y de forma insospechada para el espectador, debido a la antipatía que inspira este personaje solitario, resulta que la joven y él se hacen amigos, se acaba descubriendo que tienen cosas importantes en común, por ejemplo, lugares. La película trata varios temas, el más evidente es la casualidad, la coincidencia, los accidentes que acaban por ser positivos en la vida de los protagonistas. Además la película, en cuanto a estilo, cuida muchísimo los detalles, por eso es tan humana, por eso el espectador entra en ese juego de "realidad" fácilmente. A través de la historia principal de los protagonistas, se dan a conocer otras historias relacionándose. Se da ese ejercicio de espectador que observa a otros espectadores que a su vez espían a otros. La perra atropellada que se queda la protagonista hasta que encuentra al juez, se le vuelve a escapar a ella, se mete en una Iglesia y cuando Valentine entra a por ella, la perra sale de la Iglesia en otra dirección hasta que llega a la casa del hombre.

Respecto al contexto educativo, decir que  si deseamos tomar decisiones acertadas y creativas, no basta con educar la parte consciente de nuestra mente, ya el simple hecho de que sea un película, hace que el espectador haga ya de por si un ejercicio de "pensamiento rápido, automático o inconsciente", pero es que además esta película enfatiza la retrospectiva puesto que hay localizaciones que se repiten a lo largo de la película que hace que al espectador le resulte familiar y reflexionen sin necesidad de que el ritmo de la película se ralentice. La protagonista busca a la perra y comprende en un determinado momento, que no la encontrará, al tiempo, cuando la encuentra, resulta ser un imán de atracción entre los dos protagonistas, da para reflexionar sobre si los animales son más justos que los humanos, el espectador juzga al principio al juez igual que lo hace la joven porque éste espía por teléfono, el espectador cree que por esa acción que consideramos "repugnante e ilegal"( de hecho el propio juez lo define así) Valentine ha caído en manos de alguien malo, se trabaja el problema de la concepción del bien y el mal mediante prejuicios de las personas, entre otros temas, este quizás sea el más interesante de trabajar con alumnos de todas las edades, pero sobretodo con adolescentes.


"Tienes la sensación de que la protagonista casi tiene una vida soñada, sabes que estudia pero no sabes el qué, sabes que tiene una madre que le preocupa pero no sabes dónde y sabes que tiene un novio pero no sabes de qué manera ni dónde está(...) El espectador tiene la sensación de ser voyeur(...) El drama no te detiene, la vida sigue." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario