jueves, 5 de febrero de 2015

El mercader de Venecia, Redford, 2004

Por Sheireen

Sinopsis

Esta historia está ambientada en la Venecia del siglo XVI y trata como tema central las condiciones sociales de los judíos como comerciantes en aquella época, entre otros temas. Un joven noble, llamado Bassanio, decide embarcarse desde Venecia hacia Belmonte con el deseo de conquistar a una bella mujer llamada Portia, de la que está completamente enamorado. Para poder llevarlo a cabo deberá viajar allí para resolver un acertijo que el padre de Portia había establecido para los pretendientes al matrimonio con su hija. Bassanio necesita una suma de dinero y le pide a su muy querido amigo Antonio que sea su aval en un préstamo. Éste, para poder ayudarle, hace un pacto con un mercader judío con mucha avaricia y resentimiento, Shylock, quien muy astuto y conocedor de los posibles riesgos en un negocio, no confía en que Antonio, con todas sus riquezas en alta mar, pueda devolverle el préstamo. Shylock, como todos los judíos de su tiempo, es forzado a vivir en guetos y tener un acceso limitado a la ciudad, además de soportar todo tipo de vejaciones. Decide concederle el préstamo a cambio de que, si no cumple su palabra, se verá obligado a cobrar la deuda cortando una libra de carne del cuerpo de Antonio, quien ya había denunciado a Shylock por usura desmedida.
Mientras Bassanio viaja a Belmonte junto a Graciano, otros asuntos paralelos están aconteciendo, pudiendo poner en peligro el éxito de su azaña. Portia junto con su dama Nerisa ya ha estado entrevistando pretendientes de todo el mundo que han probado fortuna en el enigma de los cofres de oro, plata y hierro, sin éxito. Mientras comienza a comentarse en la ciudad que Antonio tiene problemas con sus fortunas, Jessica, la hija de Shylock, decide fugarse con un amigo de Bassanio y gastar el dinero de su padre. Esto enfurece al mercader judío y aviva sus ansias de venganza. La noticia vuela a oidos de Bassanio quien, una vez es conocedor de la noticia, regresa para buscar una solución. A pesar del esfuerzo, el préstamo es declarado en incumplimiento antes de su llegada y Shylock reclama su libra de carne.
El duque hace venir a un experto en leyes para que se encargue de este caso tan particular. Éste resulta ser Portia quien perfectamente disfrazada se encarga, con asombrosa habilidad, de manipular las leyes de Venecia en el juicio para conseguir salvar la situación de Antonio y Bassanio, su amado, logrando pactar con Shylock y establecer el orden y la justicia.



Posibilidades de la película en el ámbito educativo

La proyección de este largometraje en el aula sería recomendable en edades a partir de los 13 años. Cabe destacar la genialidad contenida en esta obra del gran dramaturgo William Shakespeare tanto en el planteamiento y desarrollo de la historia como en la belleza y elocuencia de su guión. Plantear un cineforum con esta película, posibilitaría que los alumnos estableciesen un acercamiento más entretenido y no por ello menos completo a un ejemplo modelo de la literatura universal, lo que supone una ventaja para que se familiaricen con otras culturas y se promueva la  globalización.
Otro punto a tener muy en cuenta es la variedad temática de los asuntos tratados que, a modo de subhistorias dentro de la historia principal, amenizan y entretienen al espectador, generando intriga y deseo por resolver que ocurrirá, así como la manera de hilarlos entre sí a lo largo del film. Las posibilidades que ofrece el visionado de una película como esta son variadas y desde mi punto de vista muy enriquecedoras para el alumnado de la ESO. Definitivamente transversaliza con otras materias como pueden ser la historia (político-social, religiosa o del arte), la filosofía, la lengua y literatura,el inglés, el teatro etc.
Cabe destacar la maravillosa ambientación generada tanto por los paisajes exteriores, los escenarios, mobiliario y vestimentas de la época que realmente hacen que el espectador se sumerja en las escenas y casi sienta transportarse siglos atrás, haciéndote partícipe de las situaciones que muestra.


Se habla de amor, de odio, de engaño, de justicia y de amistad, temas que afectan de manera pronunciada a los adolescentes y con los que pueden empatizar, animándoles así a tomar parte en lo que acontecerá tras el visionado.
Siempre fomentando la observación y el análisis crítico de las imágenes que se muestran y de las circunstancias y relaciones entre los propios personajes, podrían generarse fácilmente debates que contrasten cómo se entendía la sociedad entonces y cómo la entendemos ahora, poniendo de relieve los cambios y avances (o las cosas que aún faltan por mejorar) de la educación en temas de valores. Escenas como el monólogo de Shylock y el escupitajo de Antonio evidencian discriminación racial, presentada como antisemitismo. Un tema interesante a tratar desde distintos puntos de vista y muy protagonista en la obra son las relaciones de pareja, así como cuestiones de género e identidad, abarcando temas como la homosexualidad, el travestismo, la procedencia, la discriminación sexual, como machismo, o descalificación de la mujer frente al hombre. Otros temas que aparecen son la difamación e injuria, la competencia desleal, el engaño, la arbitrariedad legal, la negación a la libertad de culto y la presión por el poder de las clases mejor vistas. Así mismo se pueden apreciar diferentes formas sociales, tales como la esclavitud, la nobleza, gobernantes, comerciantes o asistentes, entre otros.
Esta película abre el apetito de la creación y despierta un sinfín de ideas para actividades en el aula. El lirismo de los personajes y de la historia misma, el color y la luz, la ambientación o los elementos simbólicos empleados, daría mucho juego en actividades de artes plásticas y visuales. A pesar de que en ocasiones el lenguaje empleado dificulte un poco la comprensión, confío en que hay muchas maneras de sacarle partido a esta obra a varios niveles y desde diferentes disciplinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada