lunes, 2 de febrero de 2015

Indigènes (Days of Glory), Rachid Bouchareb 2006

Por MissZero

Indigénes, traducida como Indígenas o Days of Glory, es un film bélico que trata el tema de los soldados argelinos que lucharon por la liberación de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. La película narra la historia de estos soldados desde su alistamiento en Argelia y primera batalla en Marruecos  hasta la liberación de Alsacia.
En cuanto a la parte técnica, la película está bien construida, con un ritmo narrativo que no se hace muy pesado, no abusa de los momentos de batalla. Tiene una buena fotografía y banda sonora y unos personajes construidos de manera profunda, lo que hace que sean creíbles. Sirve para explicar también tipos de planos y secuencias y su relación en la construcción de los personajes y los ambientes narrativos, las películas bélicas suelen ser propicias por los diferentes puntos de vista que toma la cámara al representar batallas y escenarios. Aunque bebe de las fuentes de Salvar al soldado Ryan, no consigue la majestuosidad cinematográfica del desembarco de Normandía, pero aborda un nuevo punto de vista sobre este conflicto bélico que me parce más interesante para trabajar en el aula.
La película no es especialmente violenta dentro del género de películas bélicas, por lo que considero que es adecuada para alumnos de instituto, se podría reflexionar sobre el sentido de los conflictos humanos, especialmente las Guerras Mundiales y sobre cómo la violencia acaba dejando un poso de sufrimiento en todos los pueblos.


Es una película interesante para ver en los cursos en los que se trata la Historia del siglo XX, la Segunda Guerra Mundial o el colonialismo y para tratar temas de interculturalidad y confluencia religiosa, ya que la historia se centra en el sentimiento de engaño que sufren estos soldados al ir a luchar contra los nazis por lo que consideran su patria, y se encuentran con el racismo y el rechazo de los mandos del ejército francés. Además, es una película interesante para debatir sobre el tema de la paz y las guerras y su justificación, ya que el film da a entender que la lucha que los soldados consideran que es por la libertad, acaba convirtiéndose, como todas, en una lucha sin sentido para ellos.
Para tratar el tema de la Segunda Guerra Mundial aporta un punto de vista interesante, ya que el tema en las clases de Historia se suele centrar en la parte europea y en la participación de EEUU a su entrada en ella, y a veces se deja de lado el importante papel que jugaron las colonias europeas y el continente africano durante el conflicto.
En cuanto al tema del racismo, la película habla sobre la diferenciación de posición social que los franceses hacían respecto del pueblo magrebí y del dilema moral que se plantea al alistar a soldados para la liberación de Francia cuyas familias habían muerto años atrás en los combates coloniales. Pero estos soldados pertenecientes al escuadrón argelino se alistan voluntariamente porque sí consideran a Francia su patria y acaban dándose cuenta de que no pueden acceder a las mismas ventajas que los franceses como el alimento, los ascensos o lo permisos temporales para regresar a sus países. En este sentido, se puede tratar el tema de la patria como país de origen y país de acogida o los problemas en los que se encuentran los inmigrantes, cuando llegan a países europeos, para acceder a los mismos derechos sociales de los ciudadanos de esos países y el desengaño que sufren cuando ellos pensaban que viajar les brindaría oportunidades.
En cuanto a la parte humana, Indigènes trata la relación de los argelinos con el pueblo francés de forma que a pesar del choque cultural pone por encima las similitudes de todos los humanos y el respeto.
En una secuencia, dos soldados entran en una iglesia y al ir a robar uno de ellos el dinero del cepillo, otro le insta a que respete al dios cristiano, pues es igualmente la creencia de muchos. A la vez, la película ayuda a que el ojo europeo vea la parte humana de los combatientes de otros frentes y se pueda identificar igualmente con ellos, algo que también consigue la película Cartas desde Iwo Jima y que me parece necesario para crear una identificación más humanista que parcialista a la hora de tratar los conflictos bélicos.  Pues al final, ante el miedo a la muerte que produce la guerra, todos los humanos sufrimos las mismas necesidades: soledad, desesperación, alejamiento de los seres queridos y miedo a la muerte.  Además, los protagonistas establecen relaciones con franceses de a pie con los que se sienten más identificados que con sus mandos militares, es interesante remarcar estas ideas en estos momentos en los que seguimos viviendo conflictos culturales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada