miércoles, 9 de diciembre de 2015

La joven de la perla

Por Ana María García Salcedo

Sinopsis

Se trata de una película ambientada en la ciudad de Delft, Holanda, en 1665, donde vivía por aquel entonces el reconocido pintor Johannes Vermeer, junto con su mujer y sus hijas. Sin embargo, la protagonista de esta historia es una joven criada llamada Griet que entra a servir en la casa del pintor.
Vermeer va descubriendo poco a poco en ella grandes dotes para percibir la luz y el color. Comienza a observarla, a veces de forma directa, mientras ella mezcla los colores en la paleta, y otras escondido desde el umbral de la puerta mientras la joven limpia o se coloca la cofia. Analiza con cautela su figura enriquecida por la luz que impacta sobre ella al limpiar las ventanas, comienza a percatarse de cada mirada curiosa y pensativa que  Griet dirige tanto a sus cuadros como a los instrumentos de su estudio, y se deja sorprender por los camuflados consejos que ella le deja caer, hasta el punto de permitirla decidir sobre su obra.
Griet ve cosas imperceptibles para muchos otros como, por ejemplo, que las nubes no son blancas, sino que tienen colores. Vermeer se da cuenta de ello, y quiere introducirla en el mundo de su pintura en un lento proceso lleno de momentos a solas en los que la sensualidad de la joven criada fascina al pintor de tal forma, que este tendrá la apremiante necesidad de plasmarla en uno de sus lienzos.
“Creo que estaba profundamente seducido por la figura femenina, por esa mirada tan juvenil y viva de la joven de la perla. Le pasaba también a Rembrandt, aunque su concepción de la mujer es distinta.” Valeriano Bozal en Johannes Vermeer de Delft, 2002.

Análisis

Es una película muy cuidada en cuanto a fotografía y ambientación. Los vestidos de los diferentes personajes y los objetos de la casa del pintor no solo son fieles a la época en la que está ambientada la película, sino que muchos de ellos los encontramos en las pinturas de Vermeer, por ejemplo, su estudio ha sido reproducido igual que lo vemos en sus cuadros: el mobiliario, las ventanas, los colores, la luz.


Por otro lado, es una película repleta de sensualidad. Una sensualidad transmitida al espectador a través de primerísimos planos que hacen partícipe al espectador de la intimidad que los protagonistas comparten: cuando Vermeer muestra a Griet su caja oscura, ambos bajo su tela; el plano medio que se convierte en un primer plano de la joven criada cuando, estupefacta, da unos pasos hacia el frente cuando Vermeer le muestra su retrato; o el momento en el que Vermeer le pone el pendiente que proporcionará al cuadro el equilibro perfecto, seguido de un zoom sobre la imagen de Griet que transformará su figura, que observamos en un plano entero, en la representación fílmica exacta de la pintura de Vermeer, a través de un primer plano de su rostro. Los diferentes recursos técnicos utilizados en este plano: el zoom, la iluminación, la música, la mirada de la joven fija en el espectador, crean tensión e incertidumbre en el espectador.


Por otro lado, la película nos transmite también diversos conocimientos técnicos sobre pintura, concretamente, sobre la pintura de retrato:
Podemos observar en el estudio del pintor los distintos materiales e instrumentos que se utilizaban para pintar en el siglo XVII. Por ejemplo, en una de las escenas, Vermeer le muestra a Griet los diversos materiales de la mesa de su estudio tales como laca rubí, goma arábiga, malaquita, bermellón, aceite de linaza y carbón animal. También le muestra cómo moler las diversas piedras para obtener pigmentos, la posterior mezcla de los mismos, dónde se compraban, cómo se pesaban y se vendían por gramos, etc. Todo ello se nos muestra a través de planos detalle de Vermeer aplicando la pintura sobre el lienzo y de primeros planos de los distintos elementos siendo manejados por las manos de Griet, del pintor o de su lugar de trabajo.


También encontramos aspectos referidos al encaje y la composición. En una secuencia Griet decide apartar una de las sillas que forma parte de la escena que Vermeer está pintando. Cuando este le pregunta por qué ha hecho eso, Griet contesta: “Estaba como atrapada”.



También transmite el mensaje de que un verdadero retrato no consiste en la mera copia de la imagen que se tiene en frente, sino que es necesaria la mirada hacia el interior de la persona retratada, conocer sus más íntimos gestos, observar cómo actúa, sus gustos y pasiones, en definitiva, conocer su alma.
Esto fue lo que Vermeer descubrió junto a la joven ciada cuando, en una de las escenas, esta le dijo que podía ver su interior en el retrato que el pintor había realizado de ella. Momento en el que Vermeer, siguiendo la mirada embelesada de Griet, se giró casi con brusquedad hacia el cuadro para descubrir el fruto de aquella conexión especial que se había establecido entre los dos.
En un intento por hacer ver al espectador la importancia de la representación de lo interior frente a lo exterior en la pintura de retrato, no tenemos una visión completa del cuadro hasta el último plano de la película. En su lugar, cuando Vermeer destapa el cuadro en esta secuencia, el espectador descubre la gran precisión con la que el pintor ha conseguido plasmar el interior de su joven sirvienta, en el expresivo rostro que  nos muestra un primer plano de Griet al dar un par de pasos hacia delante, atraída por  aquella magnífica obra de arte.


Conclusiones

Podemos decir pues, que La joven de la perla es una película con la que, por un lado, podemos realizar un análisis de las técnicas que tiene el audiovisual para causar determinados sentimientos en el espectador. Es interesante detenerse en determinadas secuencias y analizar la intención en el uso de los planos, con qué fin se pasa de uno a otro, la función de la banda sonora en cada momento, la iluminación, etc.
Por otro lado, es de interés también analizar la película en cuanto a los conocimientos que disponemos de la época del Barroco, el modo de proceder a la hora de pintar, materiales, objetos curiosos de la época y comprobar que, efectivamente, la concepción que teníamos previamente todos estos aspectos y, concretamente de Johannes Vermeer y su pintura, se adecúan a lo que vemos en la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario