miércoles, 13 de enero de 2016

Matrix

Por Ana Sainz

Sinópsis

Matrix (hermanos Wachowski, 1999. EEUU y Australia) es probablemente una de las joyas de la corona de las películas de ciencia-ficción estrenadas en los últimos 20 años. Considerada el mayor film de culto de finales de siglo por muchos, Matrix narra la historia de Thomas Anderson, pirata informático de noche, programador en una gran compañía de día. Inconforme e incómodo en mundo en el que vive, Thomas utiliza sus habilidades para buscar respuesta a la pregunta que recorre la Deep web: ¿Qué es Matrix?
Su doble vida se ve alterada después de establecer contacto telefónico con Morfeo, quien Thomas cree es otro hacker. La acción que caracteriza el film
–descrita a base de persecuciones imposibles- se inicia cuando unos misteriosos agentes empiezan a seguirle.

Toda la concepción de la vida y de la realidad que tiene Thomas se ve puesta en entredicho cuando Morfeo le ofrece dos pastillas: una que le hará olvidar todo lo que ha ocurrido y otra que le revelará cuál es la verdadera naturaleza del mundo que habita, despertando del sueño en el que se encuentra.

Análisis

A pesar de que, bajo la sombra del avance que Hollywood ha hecho en efectos especiales y sonoros, ahora Matrix pueda resultarnos obsoleta, su revolucionaria estética fue verdaderamente impactante en su momento. Ganadora de 4 Oscars -entre ellos a mejores efectos visuales y sonoros- es una película que se incrusta en la memoria; nunca olvidaremos el día en que la vimos y las sensaciones que nos produjo.
 A nivel argumental, Matrix es interesante para trabajar en el aula por sus referencias en el campo de la filosofía, la religión o la historia, así como por tocar transversalmente valores importantes en la educación de los jóvenes, como la moral, el concepto de realidad o la importancia de desarrollar un juicio crítico.
Los hermanos Wachowski, -hasta entonces directores de ‘Lazos ardientes’ (1996) y guionistas de ‘Asesinos’ (1995)- se basaron en la premisa de la concepción de la vida como un sueño, existente desde tiempos remotos. Las referencias van desde la maya hinduista, a la mística persa, pasando por la moral budista, la tradición judeo-cristiana, y la filosofía griega. Toman como idea principal ‘El mito de la caverna’ de Platón y crean un interesante argumento que fusiona la filosofía budista con espectaculares secuencias de acción, escenas de lucha perfectamente coreografiadas y unos novedosos efectos especiales.
Ya los nombres de los personajes principales son una metáfora asociada a su papel en la trama y a su comportamiento como integrantes de la Resistencia: Morfeo –del griego forma- el dios de los sueños en la mitología griega, encargado de llevar sueños a reyes y emperadores y Neo, prefijo griego que se usa para indicar novedad, el Elegido.

Matrix es un programa informático diseñado para engañar a los humanos, que en realidad no nacen, si no que son creados en campos de cultivo como material alimenticio para las máquinas; éste es el verdadero mundo real. El mundo de las sombras en el que Neo vive es el engaño de la mente, de la percepción, creado para evitar revoluciones. El conformismo y la ignorancia son tratados como mecanismos para dominar a las sociedades. Las máquinas lo han aprendido de los seres humanos.

El guión –mal entendido en Hollywood- está meticulosamente construido: el prólogo supone el inicio de un trepidante viaje en busca de la verdad. Los directores utilizan el recurso de mezclar lo que es ofrecido al espectador como la realidad con la ficción, para así conseguir introducirle en la misma atmósfera de inquietud que está viviendo el protagonista. Construyen el desenlace a la perfección, combinando los momentos pausados -amenizados con diálogos de calidad- con las impactantes secuencias de acción y con unos efectos visuales poco comunes anteriormente en la historia del cine.

Las referencias argumentales son varias y se mueven entre cuentos clásicos como ‘El mago de Oz’ –Cypher dirigiéndose a Neo: ‘fasten your seatbelt Dorothy, cause Kansas is going bye bye’- la Bella Durmiente –Neo escapa del sueño eterno gracias a un beso de Trinity- o Alicia en el país de las maravillas – ‘sigue al conejo blanco’- y otras películas como pueden ser Blade Runner, con la que comparte la estética cyberpunk, la película de anime ‘Ghost in the shell’  o Terminator, donde una inteligencia artificial se revela contra el mundo para dominarlo.

Aunque pueda ser una película que nuestros alumnos podrían considerar ‘antigua’, Matrix toca temas de rabiosa actualidad: la corrupción de una sociedad, el control de los individuos, la libertad de expresión o la manipulación mediática. También es una buena opción para abrir debates sobre la educación en valores; el esfuerzo y la lucha por algo en lo que se cree, la idea de comunidad, la traición, o el pensamiento autocrítico.

El interés principal del visionado de Matrix en clase reside en la magistralidad de los directores al fusionar cuestiones filosóficas con referentes literarios y cinematográficos, para acabar creando un film de ciencia-ficción interesante y entretenido, redondo. Podría utilizarse en clase de literatura o filosofía, pero también, por ejemplo, en clase de religión, debido a sus múltiples paralelismos con la Biblia y la religión cristiana. La película es una buena opción para exponer ante los alumnos preguntas y temas de carácter humanista y filosófico como pueden ser qué es la realidad, la libertad, la verdad o la mentira, el libre albedrío, etc, y para ilustrar y fomentar la actitud crítica con uno mismo y con lo que le rodea.


Propuestas educativas y contenidos transversales

Trabajar el mito de la Caverna de Platón a través de la película.
La lectura de Simulacro y simulación de Jean Baudrillard.
La lectura de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? De Philip K.Dick.
El análisis de los personajes y la relación con sus nombres: Morfeo y la mitología griega, Neo y la idea del profeta.
Generación de un debate partiendo de la definición e idea de la realidad:
 -¿Qué es la realidad?
-¿Qué es real y qué no?
-¿Es la realidad manipulable?

Generación de un debate sobre la inteligencia artificial: ¿Es posible que, algún día, las creaciones del ser humano se vuelvan en su contra?
Tratar el tema de la experiencia visual a partir de la estética de la película. ¿Qué nos produce?
Tratar el tema del afán humano por dominar completamente la comodidad. ¿Somos vagos? La creación de cosas que nos faciliten la vida y que puedan suplir nuestras carencias.
El poder dominante y la opresión.
Historia de las religiones: cristianismo y budismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada